jueves, 9 de agosto de 2018

Barrio Tripa - Informe Especial

El Barrio Tripa lleva ese particular nombre por su ubicación a lo largo de una extensión de lo que sería la colectora de la Ruta Nacional 14 en el actual kilómetro 978 ex 1263 de San Vicente. El lugar tiene 20 años de historia, según el último censo viven allí unas 57 familias que actualmente tienen una orden de desalojo en suspenso. Fue el propio Defensor del Pueblo y algunos concejales quesolicitaron suspender la medida ya que el barrio donde serán relocalizados aún no está del todo terminado.

Panorámicas del actual y del futuro Barrio Tripa

Hasta el momento no se sabe cuándo se les otorgarán las viviendas ya que faltan algunas cuestiones por resolver como una sala de primeros auxilios y una escuela, en su defecto un aula satélite ya que este nuevo lugar está a más de 3 kilómetros y medio de la ruta y a más de 4 de la zona urbana más próxima. No son pocos los que se vieron sorprendidos por el lugar en donde emplazaron estas 100 viviendas, según nos comentó la concejal Carballo desde el ejecutivo les habían asegurado que ellos no intervinieron en la compra del terreno y que fue el propio Instituto de Desarrollo Habitacional (IPROdHA) quien se encargó de todo, desde el acondicionamiento del terreno, la colocación de la red de agua potable, la instalación de las líneas eléctricas y por supuesto la edificación de las viviendas. Según un informe del IPROdHA el acondicionado del acceso de 3 kilómetros y 800 metros fue de 10 millones de pesos, la red de agua, que se abastecerá de la antigua planta potabilizadora de San Vicente, costó unos 14 millones y medio, y la red de tendido eléctrico otros 13 millones y medio más. Es decir que solo para llevar servicios básicos a 100 viviendas se invirtieron casi 40 millones de pesos, eso sin incluir el monto de la obra y el valor del terreno. A futuro se preveen otras 50 casas más.

Así son las nuevas viviendas de madera, miden unos 4 metros por 9

Me sorprende que decidan realizar una obra de estas características tan lejos de todo, esta área está rodeada de terrenos privados y no todos están dispuestos a lotear por lo que el crecimiento en esta parte de San Vicente va demorar un tiempo en notarse” decía Clelia Carballo en exclusiva. “Todos sabemos de la importancia de estas viviendas sociales pero no dejamos de preguntarnos si no se podía comprar un terreno más cerca de la zona urbana ya que aquí no hay salas de primeros auxilios o una escuela ya que todo les queda muy lejos” aclaraba.
También tuvimos la oportunidad de entrevistar a los futuros beneficiarios de estas viviendas y en todos los casos habían sentimientos encontrados, por un lado estaban felices de tener vivienda y terreno propio y por el otro estaban preocupados de cómo iban a ir a trabajar o a mandar a su hijos a la escuela. “Mis hijos van a la escuela 831 que queda bastante cerca, desde allá van a tener que hacer más de 4 kilómetros si van caminando” decía una vecina, “si queremos transporte o colectivo nos cobran unos 700 pesos por mes por cada chico. Nosotros vivimos de las pensiones y de las changas (trabajos informales), si a eso le sumamos la luz, el agua y la comida no alcanza para nada, no sé qué vamos a hacer” nos contaba preocupada. Otro vecino habló de las viviendas, dijo que “esas casa son chicas y todas de machimbre, esta casa que tengo acá es de guayubira y anchico (madera dura), con 20 mil pesos me dejan armada una casa así, allá no sé si van a entrar todas mis cosas”. 


Por el momento desconocemos el monto total que pedirán por las casas pero, según el propio IPROdHA, el monto inicial y mensual será de 750 pesos, un monto muy accesible ya que se tratan de viviendas sociales. A continuación tenemos un video sobre este informe:

Nota completa (16´32):


Publicar un comentario