jueves, 23 de noviembre de 2017

Pirotecnia Cero en San Vicente, un Paso Adelante y Dos Para Atrás

En la última sesión del Honorable Concejo Deliberante de San Vicente ingresó una modificatoria de la Ordenanza 29/2017 aprobada en Mayo de este 2017, ésta prohíbe el uso, venta y distribución de cualquier elemento pirotécnico dentro del municipio. El concejal Omar Arnd argumenta que en dicha ordenanza fueron muy extremos y que en la actualidad afecta varios festejos que sólo quieren usar, por ejemplo, únicamente elementos pirotécnicos lumínicos. Según él estos no producen ningún inconveniente al medio ambiente, principalmente a mascotas y vecinos que antes de la prohibición sufrían por las constantes detonaciones prácticamente por cualquier cosa ya que, lejos de limitarse a Navidad y Año Nuevo, ahora se realizaban detonaciones por todo, desde un gol de un equipo de fútbol hasta un cumpleaños.

Hasta ahí es bastante entendible pero hay un polémico punto que llamó la atención: "la pirotecnia sonora podrá ser utilizada únicamente si el ejecutivo lo aprueba, previo análisis del caso". Eso va desde festejos patrios, eventos institucionales, triunfos políticos hasta actividades de terceros. Dejando de lado los tecnicismo que aluden que el ejecutivo obtiene ese poder por ser electo democráticamente por la mayoría, o que la policía no puede perseguir a cada loco que tira una bomba de estruendo, o que ya las personas no pueden encender ni una vela en una torta, lo que básicamente nos quieren decir es que si se aprueba esta modificatoria sólo el intendente y quien él quiera podrán usar pirotecnia sonora en San Vicente

Cómo Afecta la Pirotecnia al Medio Ambiente 

Algo a tener en cuenta es que la pirotecnia o fuegos artificiales pueden liberar una lluvia de toxinas al suelo, al aire y al agua, los científicos apenas están empezando a analizar lo que esto puede significar para el ambiente, los animales y la salud humana. Los fuegos artificiales lumínicos pueden resultar muy atractivos pero también nos llenan de partículas dañinas y aluminio, sus colores luminosos se deben a una gran variedad de químicos tóxicos que afectan a las personas y a los animales. Además éstos contienen sustancias carcinógenas que se alojan en el suelo y el agua, sin mencionar el humo y basura que dispersan. En el caso de las sonoras, por ejemplo, si se usa en una zona donde hay nidos de aves las detonaciones lógicamente producen ondas de sonido que destruyen o afectan sus huevos (así como la música a más de 120 decibeles) por lo que disminuyen en población de distintas especies provocando un daño medio ambiental irreparable. 

Son muchas las cuestiones a tener en cuenta, no sólo la molestia o resistencia cultural, también están otros factores, de hecho siquiera se preocupan en solicitar la presencia de expertos para dar su opinión, esto es tan evidente que no lo hicieron la primera vez por lo que ahora se ven obligados plantean una modificatoria cayendo nuevamente en el mismo error. 

ACTUALIZADO: Por mayoría simple se aprovó la modificatoria de la Ordenanza 29/2017.

Publicar un comentario